PROST

Performance de Sabina Simon y Luiz Simoes para el evento UNTERGANGART - Updating the Downfall
Kunsthalle Halle G - Museumsquartier, Viena. Marzo 2012

Un laboratorio performático como espacio de diálogo en el constante juego sobre caída y reconstrucción.
Una sugerencia contra el peligro mayor de que, tal vez, al final nada cambiara.


Instauración de Sabina Simon y Luiz Simoes para la exposición PROPHETIA
Fundació Joan Miró, Barcelona. 12 marzo a 7 junio 2015

Reuniendo obras de veinticinco artistas que han seguido y comentado el proceso de formación de la Europa comunitaria, Prophetia se estructura a partir de tres conceptos estrechamente vinculados a las bases filosóficas e ideológicas de  Europa: el rapto, la correspondencia o reciprocidad, y la responsabilidad.

Todavía fluyendo a través del universo, la onda electromagnética de 160,2GHz llamada radiación del fondo cósmico es, supuestamente, el eco del inicio de todo.
En su sentido temporal, hablar de eco nos conduce directamente a la idea de un post eterno, un post-drama respeto a lo que se supone que fue el Big Bang. Asociamos la idea de eco con el post de algo, pero difícilmente la concebimos como algo previo, como causa de un nuevo estado que evoque una nueva reverberación, que a su vez produzca otro estado, y así sucesivamente.
Un universo en expansión camino al colapso es parte de una “libertad evolutiva” que quizá en el downfall encuentre una forma de volver a nacer.


Fundació Joan Miró. Barcelona, marzo / junio de 2015

 

 


Kunsthalle Halle G - Museumsquartier. Viena, marzo de 2012

En un vernissage personas están tomando copas de vino (copa como una metáfora de celebración, clímax, felicidad). En el centro de la sala una mesa de cristal con cuatro altavoces de alta frecuencia situados en las esquinas está colgada por cables de acero. Un altavoz situado 5 metros por encima de la mesa reproduce en volumen bajo el agradable sonido de copas de cristal resonando. Este sonido armónico se convierte gradualmente en una frecuencia constante y su volumen empieza a subir, molestando a los invitados. En este punto, se escucha una advertencia a través del altavoz.

Atención por favor. Le informamos que su copa puede explotarle en las manos en cualquier momento. Le aconsejamos dejarla sobre la mesa. Seguir sujetándola será por su cuenta y riesgo. Nadie asumirá ninguna responsabilidad sobre ello.

Al subir el volumen, el sonido explota las copas cercanas a los altavoces y las personas comienzan a dejar sus copas. La mesa, llena de copas, empieza a subir lentamente. La frecuencia y el volumen aumentan gradualmente y la placa de vidrio, no resistiendo, se rompe. La enorme cascada de vidrios rotos cae desde una altura de cinco metros sobre una placa de madera negra y cubierta de resina de poliéster transparente posicionada en el área de impacto. La resina, todavía líquida, se esparce y al endurecerse, las piezas de vidrio quedan adheridas a la superficie negra, como una metáfora de un nuevo universo en expansión, conteniendo orden y la entropía.

 


PROST Viena, 2012. Resina de poliéster, vidrio y copas de vino sobre madera teñida. 210 x 130 cm.
Clic en la imagen para ampliar